martes, 20 de enero de 2009

No estés ciego
abre tu corazón
mira a tu alrededor.
Sonríele a esa niña
ámala abrázala
dale tu calor
dale tu vida si es necesario
entrégale tus emociones
vive sus sensaciones.
Imagina su dolor
cúrale el corazón.
Tu alegría vive en ella
cuando la haces sonreír.
Tu eres su gran amor
y ella es tu alma.

3 comentarios:

  1. Como dices ¡¡¡¡¡¡¡¡A CUIDARLA!!!!!!!! SI ELLA NO SERIAMOS NADA MAS QUE TITERES SIN CREATIVIDAD NI SENTIR!
    Un abrazo
    Roxana

    ResponderEliminar
  2. Ohh, qué bello poema. Me encanta lo que escribes y cómo escribes...

    ResponderEliminar
  3. Cuidando nuestra propia alma podremos cuidar el alma amada. Bellísimo.

    ResponderEliminar