viernes, 6 de febrero de 2009

salí a buscar la lluvia

Salí a buscar la lluvia esperando encontrarte. Fui hasta el delta del río, llegué hasta ahí para buscarte, esperé y esperé a orillas del río hasta que un fuerte chaparrón mojó mis pies, mi cabeza, todo mi cuerpo. Después de la tormenta empecé a caminar, seguía pensando en ti y tu no aparecías, te vi en mi imaginación, te veía en cada chica que pasaba, te veía en el fondo de mis ojos. En un instante, me di cuenta que habías huido de mi tormenta interior por temor a no encontrarte ahí y a esas horas para mojarte los pies conmigo. También me di cuenta que las tormentas pasan, y sigo esperándote...

4 comentarios:

  1. La lluvia siempre es lánguida y esquiva. Saliste a buscarla con la esperanza de un reencuentro y te encontrarse con la ausencia que también te alimenta el alma.
    Tierno y sentido texto, Baci.
    Un gran beso.

    ResponderEliminar
  2. Esperar al ser amado es la más dura de las esperas, pero la lluvia limpia todo y traerá cosas nuevas¡¡;))

    TE DEJO UN BESOOOO Y TE DESEO UN BUEN FINDEEE¡

    ResponderEliminar
  3. Y la tormenta... aqui.. no deja ni un segundo de silencio.......

    ResponderEliminar
  4. Y mientras se espere algo que se ame, se puede soportar la tormenta

    MIRACHE

    ResponderEliminar